Los trabajos de Hugo Moreno Huízar

La sorprendente e inesperada muerte de Hugo Moreno

Escribiré un libro cuyo título será: La sorprendente e inesperada muerte de Hugo Moreno. Éste se leerá así: “Hugo explotó”.

Tendrá una edición de Alfaguara y otra de Porrúa. En su primer año venderá 3,000 copias. En su segundo año venderá otras 3,000. En su tercero, venderá una copia. En su cuarto, venderá 612,413. Le harán otras cinco ediciones. Ganará el Premio Cervantes. En una entrevista a Mario Vargas Llosa, Neil Gaiman, Bryan Lee O ‘Malley y Fernando del Paso, los tres afirmarán que adoran el libro. Se convertirá en el libro más discutido en youtube.com. Se traducirá al japonés, inglés, italiano y spanglish. Una película será filmada: dirigida por Alfonso Cuarón y Zack Snyder. El protagonista será interpretado por Nicolas Cage. La adaptación ganará el Oscar a la mejor película.

Después, a los 92 años, Hugo Moreno morirá.

Memoria

Las hazañas del hombre engendran mis motivos,
su tiempo es vínculo perfecto de la somática fortuna.
Ocupo la excepción y en ella aprendo:
por ello susurro, por ello sé que pierdo los objetos que ella abandona.
Me evoca y yo escribo para entenderlo.

Mi tinta asumida ordena los encuentros, generados y falsos.
Soy creador de medidas etéreas,
ellas recuerdan en mi lugar una figura obscura,
usurpando el vano conjunto de letras,
pero el susurro huye y mi mano ofusca.

La inspiración danza con rapidez en el vacío,
el tiempo roza el equívoco plural de la necesidad,
bastan hermosas sombras para reducir el vértigo femenino;
vértigo paralelo que destroza rostros egoístas.

Ya no habito el tiempo complejo,
el recuerdo me confunde y violenta su figura.
Mi porvenir la ignora en todos los tiempos.

Poema a la nueva especie

Alguien ha abandonado la vida.
Su crítica, mofa reflejada,
obsesiona la metamorfosis
y asesina la compañía.

Se envuelven el rechazo y el amor,
sus imitaciones secundarias
que aseguran un fin placentero;
nombre de su caos repentino.

En el miedo se estudian:
su inocencia es una herida
de endeble malicia,
abierta en la decepción.

Huye ignorando su principio.
Temeroso, con cuidado,
se aproxima,
levantando su último individuo,
se rechaza.

Entre cada corriente del abismo,
perdido en caídas ajenas,
recuerda un miedo cardinal,
un susurro de fuego,
sombras
y reflejos.